Un grande del fútbol nos dijo adiós, don Mario Griffin Cubas (QDDG)

 

1

Don Mario, en plenitud de acción…

En los últimos meses y en el pasado cercano la parca se ha encargado, como algo inexorable en este mundo de llevarse del planeta tierra hacia el más allá a verdaderos iconos del deporte hondureño, particularmente hombres todo terreno en los deportes, pero exponentes del fútbol catracho: Alfonso “Foncho” Ucles, Rodolfo “El Popo” Godoy, y hoy, 14 de mayo del año en curso a don Mario Griffin Cubas, hombres que además de entregarles su vida a la disciplina referenciada, en el campo nacional e internacional dieron brillo a la Bicolor Nacional.

El fallecimiento de don Mario – así se le trataba por el respeto ganado – ha causado una esperada consternación; todos los medios, hablados, escritos y televisados con profunda tristezas han divulgado su sensible deceso, porque don Mario, además de sus bastos conocimientos en la materia fue el artífice, además de numerosos logros, de la primera reglamentación con que se jugó el primer campeonato de Liga Nacional deshojase el calendario de 1965.

El profesor, Venancio Ponce, entrañable amigo y colega de don Mario, nos confió que durante toda la enfermedad que sufrió don Marion siempre visitó la Clínica San Rafael donde estuvo interno hasta su fallecimiento, pero mucha gente, nos dijo, “no sabe que Mario trajo de España toda la reglamentación con que se jugó el primer campeonato de Liga Nacional”.

Nos dijo Ponce que don Mario era oriundo de Puerto Cortes. “Durante la gestión de Letty Castro al frente de la Dirección General de Educación Física y Deportes prestó sus servicios a esa dependencia como coordinador de varias áreas deportivas, pero donde él se mantuvo por más tiempo como instructor fue en el Instituto Central Vicente Cáceres, “donde por su don de gente y grandes conocimientos se granjeó el afecto del alumnado y colaboradores; trabajando en ese instituto se jubiló”, nos afirmó.

La enseña blanca en su centenario rindió tributo a don Mario

Don Mario al morir, deja a su viuda, doña, Antonia Carias de Griffin, con quien procreó a sus hijos; Carmen Aída, Mario Rolando, María Antonia, Silvia, España, Rosa María, Sandra, Lourdes, Patricia; Otto Enrique, Kenia y Francia, estas últimas residiendo en España, nos aseguró, el profesor Venancio Ponce.

Bien podríamos expresar en estos momentos que Ucles, Godoy y Griffin, fueron y serán los tres grandes mosqueteros – figurado – del fútbol nacional, por el enorme legado dejado al futbol nacional, aunque los tres, algo que nos consta manejaban con singular maestría, historia y conocimientos de otros deportes. Descanse en paz don Mario Griffin Cubas (QDDG) y resignación cristiana a la familia doliente. Editor, Catrachosports.com

Greg Moraga

latigomoraga17@hotmail.com

Diseño web: Marvin Hernández

Share and Enjoy

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*