Sinfonía incompleta en los Europeos

Natacion*****  Los Campeonatos de Europa de natación, sincronizada y saltos que se disputan en Berlín echan a faltar algunas estrellas

Los Campeonatos de Europa de natación vuelven a Berlín 12 años después de ser el escenario del canto del cisne de la alemana Franziska van Almsick, que batió allí y entonces su último récord del mundo. Estos que se celebran en mitad del ciclo olímpico registran significativas ausencias, debidas a diversos motivos.

Retiradas, como la alemana, Britta Steffen, plusmarquista mundial de los 50 y 100 libre, o la más reciente de la francesa Camille Muffat, campeona olímpica de 200 metros. Lesiones, como las sufridas por el espaldista francés Camille Lacourt o el librista ruso Danila Izotov. Por planificación a largo plazo, como en el caso de la campeona olímpica de los 100 libre, la holandesa Ranomi Kromowidjojo; la bracista lituana Ruta Meilutyte, que después de ser campeona olímpica a las 15 años, del mundo a los 16, este verano se centra en la Olimpiada de la Juventud, o la británica Hannah Milley, que se toma un respiro tras ganar el oro en 400 estilos en los Juegos de la Commonwealth.

Una suspensión por dopaje impide la presencia de la bracista rusa Yulia Efimova. Tampoco nadará en Berlín su compatriota Arkadi Viatchanin, el europeo más rápido este año en 200 espalda, peleado con su federación y que aspira a representar a los Estados Unidos en el futuro.

Ellas brillan más
Estas sensibles incomparecencias afectan a la competitividad de determinadas pruebas, pero los Europeos se mantienen como una de las citas de referencia del año, al nivel de los JJ de la Commonwealth, los Campeonatos Panpacíficos y los Juegos Asiáticos.

Figuras de talla mundial no faltan, y algunas otras emergentes se suman. La pujante natación nórdica aporta un buen lote en categoría femenina. Sobresale la sueca Sara Sjostrom, que este año ha batido ya un récord del mundo (50 mariposa) y puede dominar desde los 50 a los 200 libre y las dos pruebas cortas de mariposa, amén de sumar alguna medalla más con los relevos de su país.

Dinamarca puede ser el equipo femenino más fuerte con la bracista Rikke Moller Pedersen, favorita en ausencia de Efimova y Meilutyte; Jeanette Ottesen en libre y mariposa, la fondista Lotte Friis y su nueva estrella, la espaldista Mie Nielsen, todas candidatas al triunfo en las pruebas que naden.

La húngara Katinka Hosszu, ganadora de las dos últimas Copas del Mundo en piscina corta, afronta un programa muy extenso. La italiana Federica Pellegrini y las británicas Francesca Halsall, Jazzmin Carlin y Siobhan-Marie O’Connor completarían el elenco de nadadoras con más opciones de brillar en Berlín.

Vienen de EEUU
En la natación masculina Francia pretende mantener su posición dominante con sus velocistas, en competencia con los rusos. Sus mejores armas, Yannick Agnel y Vladimir Morozov, vienen de Estados Unidos, donde se entrenan. Alemania vuelve a reunir un equipo capaz de pelear por la primogenitura, encabezado por Paul Biedermann, en su mejor forma desde 2009.

Otro campeón olímpico, el húngaro Daniel Gyurta, renuncia a defender su hegemonía en los 200 metros frente al alemán Marko Koch y los británicos Ross Murdoch y Michael Jamieson, primero y segundo del ránking este año. Más dudosa es la respuesta de la versión continental de Phelps durante una década, Laszlo Cseh, muy escondido hasta ahora.

Los récords mundiales no quedan fuera del alcance de los nadadores europeos en determinadas pruebas, como las dos de 200 braza, las que nade en mariposa Sjostrom y, ¿por qué no?, alguna en la que se vea implicada Mireia Belmonte. Editor, catrachosports.com

Diseño web: Javier Bustillo

Share and Enjoy

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*