La primera y tensa visita de la selección alemana a Jerusalén

Los jugadores de la selección alemana por la calles de Jerusalén.

Antes de arrancar la Eurocopa de 2012, el 1 de junio, Joachim Löw, Phlipp Lahm, Miroslav Klose y Lukas Podolski visitaron el campo de concentración de Auschwitz. “Damos una señal para que no se repita ni olvide un capítulo oscuro de la historia de Alemania”, explicó el seleccionador germano, dando voz a unas imágenes que dieron la vuelta mundo. Unas horas antes, los alemanes habían derrotado en Leizpig a Israel por 2-0 (Özil y Kroos).

Aquella histórica visita no era la primera de los internacionales alemanes a un símbolo del Holocausto que unirá para siempre a las dos naciones. La primera, en 1987, a pesar de todo el simbolismo que tenía apenas tuvo eco en la prensa internacional.

Después de un partido en 1969 entre un equipo amateur de Alemania y la selección de Israel (1-1 en Frechen), el equipo que dirigía Franz Beckenbauer preparaba la Eurocopa que se jugaría en suelo germano y aceptó la invitación para jugar en Israel. El partido se disputó el 25 de marzo de 1987 en el Ramat Gan de Tel Aviv y los entonces dos veces campeones del mundo vencieron por 0-2 con goles de Matthäus y Olaf Thon.

Lo que se vivió en el césped estuvo precedido por una visita histórica de los jugadores alemanes a Jerusalén, a su Ciudad Vieja y al Memorial Yad Vashem, el museo que tiene como objetivo desde 1946 recordar a los seis millones de judíos asesinados por los nazis y que cada año ronda el millón de visitantes.

La Alemania y el mundo de 1987 no eran los de 2012. Hubo quien calificó de ridícula la visita pues mucho más cerca tenían los recuerdos de Auschwitz, Treblinka, Dachau, Mauthausen… La prensa israelí también fue ácida, acusó a los jugadores alemanes de exhibir “caras de aburrimiento” y de “mostrarse muy fríos” durante la hora y media que duró el recorrido.

A la cabeza de la delegación alemana estaba el presidente de la DFB, Herman Neuberger, que durante la II Guerra Mundial fue capitán de la Werhmacht y hecho prisiones por los británicos tras tomar parte de las batallas en África e Italia. “El comportamiento ha sido excelente de un grupo de muchachos que estaba abrumado”, explicó ante las críticas. Él mismo contó que a las preguntas del director del museo, Benjamin Armon, uno de los responsables del Yad Vashem, respondió que fue “un soldado que no sabía lo que estaba pasando en los campos nazis”.

Escudado en problemas de agenda, el presidente de Israel, el laborista Jaim Herzog, no recibió a una delegación alemana, que sí se reunió con Asher Ben Natan, el primer embajador israelí en Bonn y hombre clave en un juicio histórico: el de Adolf Eichmann, responsable directo de la ‘Solución final‘, secuestrado por los servicios secretos israelíes en Buenos Aires en 1960, juzgado en Tel Aviv y ahorcado en Ramla el 31 de mayo de 1962.

Los internacionales alemanes apenas hablaron de lo que vivieron en un viaje que contó con la presencia de más de 50 periodistas de su país. Tampoco respondieron a las preguntas de los israelíes inquiriendo dónde estaban sus padres o abuelos durante el Holocausto. “Hemos hecho todo lo posible para afianzar la amistad entre los dos pueblos“, fue lo máximo que sacaron de Beckenbauer.

Con una inversión de 100.000 dólares para esa visita, la Federación de Israel aprovechó para trabajar de cara a evitar el boicot que sufría en su zona y dar pasos para ser admitida por la UEFA, algo que ocurrió en 1992. Y también para intensificar las relaciones de trabajo y de intercambio entre las dos Federaciones, algo que llevaba ya 20 años dando frutos.

Antes de marcharse del Museo del Holocausto, los dos capitales alemanes, Klaus Allofs y Lottar Matthäus, depositaron una corona de flores en recuerdo a las víctimas. No bastó, porque se les acusó de no arrodillarse ante el monumento.

En España, cuyo deporte lloraba aquellos días la muerte de Vicente Calderón (24-3-1987), la visita alemana a Israel apenas mereció una línea en los periódicos para informar del 0-2. Nada se encuentra del recorrido de los alemanes por las calles de Jerusalén y al museo que recuerda el horror. Editor, catrachosports.com

Greg Moraga: Asociado AIPS No. NCA00692

latigomoraga17@hotmail.com

Sígueme en Twitter como:@GregMoraga

Diseño Web: Javier Bustillo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*