España presume de nuevo atletismo en Belgrado

EspañaLos Europeos de pista cubierta comienzan el viernes con buenas perspectivas para un equipo joven liderado por Beitia y Ortega

“Ya somos europeos, no africanos”, dice Ramón Cid, al que le faltan dedos cuando se pone a contar la cantidad de atletas del equipo español que pueden hacer algo hermoso en los Europeos de pista cubierta de Belgrado (de viernes a domingo, por Teledeporte) y la cantidad de especialidades en las que se lucirán. “Ya no somos solo fondo, somos de todo. Solo nos faltan pertiguistas y una mujer en combinadas. En el resto de pruebas competimos y con posibilidades. 11 del equipo llegan con una marca entre las cinco mejores del año”. El valor de la juventud es la ilusión.

Ya no somos hijos de nuestras carencias, sino de nuestras abundancias, o ya no somos deudores solo de nuestra genética, podría haber añadido el director técnico nacional, triplista en sus tiempos de atletas, pura minoría, al que brillan los ojos hablando de la mirada limpia de los nuevos atletas. “Con la crisis económica y el descenso de las becas, las motivaciones han cambiado. El atletismo en España vuelve a ser un deporte casi amateur”, dice Cid, seleccionador ya con José María Odriozola, el anterior presidente y al que el nuevo, Raúl Chapado, ha prorrogado su contrato al menos dos años. “La mayoría ya no hace atletismo pensando en una recompensa económica, como en los tiempos en que se podía vivir del cross y de las millas urbanas, sino por pasión, por amor al atletismo”.

Los 11 de Cid son Husillos, Bua y García, en 400m; Kevin López en 800m; Marc Alcalà en 1.500m; Adel Mechaal en 3.000m; Orlando Ortega en 60m vallas; Eusebio Cáceres en longitud; Jorge Ureña, número uno mundial en heptatlón; Esther Guerrero en 800m y Ruth Beitia en altura.

Como hasta hace poco todo el atletismo español giraba alrededor del mediofondo, Jorge González Amo, atleta de 1.500m en México 68 y responsable del sector, resalta la gran densidad del mediofondo español, al que le falta, en todo caso, la figura de antaño, y cede el foco estos días a Antonio Sánchez, el exvelocista salmantino que controla ahora la velocidad española. “El 400m está regresando a la edad de oro que se vivió en otros tiempos, cuando Cornet ganó el Europeo y Heras, Benjamín González, José Alonso Valero y luego Canal, ganaban medalla en pista cubierta”, dice Sánchez, contemplando cómo tres jóvenes españoles son segundo, tercero y cuarto en la lista de mejores del año. “Pero lo principal de esta gente es que no son conformistas. Salen a competir, a ganar, no buscan excusas. Se han contagiado de la actitud de Bruno Hortelano y Orlando Ortega. Se preguntan, ¿si ellos pueden hacer lo que hacen y salen a hacerlo sin miedo, por qué no nosotros? Esa es la actitud”.

Como para llevar la contraria a Cid y a todos, será Orlando Ortega el protagonista español en la primera jornada del Europeo de Belgrado, en la gigantesca Arena de la capital serbia, donde el Sava y el Danubio hacen cuña. Nacido cubano y habitante de Madrid desde hace un par de años, Ortega es uno de los mejores vallistas del mundo (medalla de plata en los 110 metros de Río) y uno de los pocos españoles, junto a la incandescente Ruth Beitia, siempre brillante, que puede vivir bien de la práctica del atletismo. La excepción son ambos.

En menos de siete horas, entre las 13.20 y las 20.10, Ortega deberá disputar tres carreras, serie, semifinal y final (si un accidente o una salida nula no lo impiden), para ganar su primer campeonato europeo, lo que no está muy sencillo. “En realidad no hemos preparado la temporada en pista cubierta”, dice Orlando Ortega, padre y entrenador del fenómeno de Artemisa. “Después del verano se fue a Florida con su madre y allí sobre todo ha descansado. Empezamos la pista cubierta solo para ver cómo estábamos porque el objetivo este año son los Mundiales de Londres, pero como no ha ido mal, aquí estamos”. Más bien le ha ido muy bien a Ortega, que solo ha sufrido una derrota. Fue en Karlsruhe el 4 de febrero. Le derrotó el británico Andy Pozzi, un talento de 24 años que regresa al mayor nivel tras dos años de lesiones múltiples. Unos días después, en Birmingham, Pozzi, un atleta de salida fulgurante, logró la mejor marca mundial del año, 7,43s, cinco centésimas menos que la de Ortega, a quien la puesta en acción le sigue costando. Colaboracion profesor: Venancio Ponce. Editor, catrachosports.com
Greg Moraga: Asociado AIPS No.
NCA00692
latigomoraga17@hotmail.com
Sígueme en Twitter como:@GregMoraga
Diseño Web: Javier Bustillo

Share and Enjoy

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*