BEISBOL Y BOXEO: UNA FOTO, UNA HISTORIA

DSC02359El colega, Armando Bermúdez Naranjo, cuyo ombligo está enterrado en suelo nicaragüense, pero naturalizado hondureño desde hace más de 40 años, eso lo convierte en un hombre de “dos mundos”, pero con marcada inclinación hacia la Tierra del General, Francisco Morazán, porque además de sus abriles encima ejerciendo el periodismo deportivo y de noticias generales, en sus años mozos fue un fino integrante del equipo Olimpia de béisbol, donde con buen suceso jugó la segunda base del equipo blanco.

En más de una ocasión, Bermúdez Naranjo arrastrado por el “ombligo” sepultado en tierras de Rubén Darío, y de acuerdo a mis intermitentes viajes a Nicaragua, mi tierra natal, el colega, casi a ruego me solicitaba viajar conmigo; lo cual estimaba era una grata compañía, porque ambos hablamos el mismo lenguaje en todo la extensión de la palabra.

En la mayoría de esos viajes visitábamos el Club Topacio, uno de los mejores en su género en Nicaragua, donde cliente asiduo era el tri campeón mundial de boxeo, Alexis Arguello (QDDG). Pese a que Bermúdez Naranjo conversaba con Alexis, de repente da la impresión que le cayó el “20”, porque estando en Honduras, a su mejor estilo me dijo: “no j……yo nunca me he retratado con Alexis, que “maje” que soy”, me reclamó, sin que sus palabras sonaran a reproche.

¿Oíme vos, y como vamos hacer con la cámara cuando lleguemos a Topacio y tomarme la foto con Alexis? Me recordó Armando en carretera rumbo a Managua, Nicaragua, y la respondí: “No te preocupes, allá hay un buen fotógrafo que es amigo mío”, lo tranquilicé.

Como nos hospedábamos es casas distantes la una de la otro, Armando a las 4:00 en punto de la tarde, hora que comienza a funcionar el establecimiento, estaba esperando en una de las puertas. “Oime vos, estás seguro que hoy sábado viene Alexis”, lo volví a calmar, porque seguro estaba que Alexis, como igual el fotógrafo (Baltazar Iglesias) eran clientes asiduos del local.

Cuando hizo se aparición Alexis, a Armando lo sentí inquieto. Me hacia mímicas, como queriendo expresarme que a dónde estaba el fotógrafo. Llamé por teléfono a Baltzar, y justo arribó a mi llamado. Listo Baltazar, le dije a Alexis: “Alexis, mi amigo y colega, Armando Bermúdez desea tomarse una foto contigo”. “Claro” me respondió, “con mucho gusto”. Se tomó la instantánea, pero Armando, como un adolescente, me interrogó: “Oime,  vos, cuando nos entrega la foto Baltazar”, tranquilo Armando, le dijo, “Baltazar las trae mañana”.

La moraleja de esta corta historia, es que Armando Bermúdez Naranjo, por esas cosas extrañas del destino no regresó a Topacio, y por lo consiguiente, la fotografía que adorna estas líneas es la que solicitó Armando y no ha llegado a sus manos, pero al observarla en catrachosports.com., o en Facebook, seguro estoy, esbozará una amplia sonrisa de felicidad o satisfacción. Editor, catrachosports.com

Greg Moraga

latigomoraga17@hotmail.com

Diseño web: Javier Bustillo

Share and Enjoy

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*