Alerta roja en el Madrid de Zidane

Durante muchas de sus comparecencias públicas de la temporada Zinedine Zidane no se ha cansado de repetir que el problema del actual Real Madrid era, casi exclusivamente, la falta de puntería. Que llegaría, en definitiva, un día en el que las ocasiones entrarían y el equipo recuperaría ipso facto la dinámica positiva. Así fue hasta el domingo, donde en las mismas entrañas de Balaídos, con cara de circunstancias por otro resultado adverso, Zizou reconoció que se cometen muchos errores. “Tengo que detectar el problema”, afirmó el galo. Aquí algunos de los que muestra el equipo para descolgarse a 16 puntos del Barça.

Inseguridad defensiva

En Balaídos, una vez más, el Madrid mostró una inseguridad defensiva impropia de los jugadores de los que dispone. Más allá de los cuatro zagueros, cada vez que el Celta salía con el balón en velocidad generaba una ocasión clara. Los blancos no fueron capaces de frenar sus contras y ni los delanteros, en la presión, ni los medios, a la hora de contener, ayudaron para frenar una sangría que tuvo el Clásico como punto álgido. Cinco goles encajados en los dos últimos partidos de LaLiga hablan del bajísimo nivel defensivo.

No cierran los partidos

Dos goles de Bale remontaron el inicial de Wass. Cuando el Madrid debía aguantar el marcador, contener el empuje rival para hacer suyos los tres puntos, fue incapaz de asegurar los tres puntos. El Celta, en plena avalancha, empató y bien pudo llevarse la victoria. Los de Zizou apenas llegaron al área en jugadas muy puntuales. Estuvo más cerca el tercero de los locales que de los blancos. Ahí pesa una segunda parte lamentable en la que el mal físico blanco, negado por el propio Zizou, no deja de ser una evidencia.

Sin factor ‘lateral’

Hace no mucho, el Madrid disponía de un factor ofensivo que destrozaba defensas con el factor sorpresa. No era la BBC, ni la llegada de sus medios, ni las incorporaciones en jugadas a balón parado de Ramos, Varane y demás centrales. Se trataba de todo el caudal ofensivo que sumaban Carvajal, en el flanco diestro, y Marcelo, en el siniestro. El primero ha bajado el nivel y ha estado lesionado, pero lo del brasileño ya es un expediente X. A sus habituales carencias defensivas se une que en ataque no suma absolutamente nada.

Cristiano no es decisivo

13 partidos. 1.156 minutos. Cuatro goles. Estos son los números de Cristiano en LaLiga. Ni rastro del delantero que promedia un tanto por partido. Ni rastro del jugador que, con su sola presencia, asusta a las defensas. Ni rastro del desatascador de tantos y tantos partidos que el Madrid no juega bien, pero que decidía su calidad. Son incontables los puntos perdidos por esta desaparición durante la temporada. El año pasado, sin ser el mejor en números en LaLiga, había sumado 12 goles en sus 13 primeros partidos.

Tampoco ayuda que ni un compañero, en especial Benzema, haya asumido parte de su rol goleador. En 17 partidos ningún madridista llega a los cinco goles. Un dato estremecedor y clave para entender los 16 puntos de desventaja con el Barça.

Los medios no mandan

Hace unos meses nadie discutía que el tridente Casemiro, Modric y Kroos era el más completo de Europa. Sus dos años de convivencia se habían saldado con ocho títulos y dos Champions. Por si faltara madera, Isco sumaba talento y trabajo.

Ahora, todos están por debajo de su nivel y, sumando sus fuerzas, ni gobiernan los partidos ni son capaces de frenar las acometidas rivales. Parece como si, de un día para otro, hubieran dejado de mezclar bien en el timón blanco. Si recuperan el tono serán claves para el resurgir.

Banquillo irrelevante

La pasada campaña la aportación de la segunda unidad fue mayúscula. No sólo Morata y James, con su buena cuota de goles, fueron importantes para los éxitos, también otros jugadores menos mediáticos como Pepe, Danilo o Mariano. Con los cinco fuera, los nuevos debían dar un paso adelante que no han dado. Cristiano reconoció que la plantilla era peor que el curso pasado y eso provocó una contestación de Ramos y un pique entre capitanes. Con los números en la mano parece que el luso tenía razón.

Zizou, sin soluciones

La temporada pasada Zidane arregló muchos partidos con sus cambios. Se llegó a hablar, de hecho, de la flor del galo en referencia a la cantidad de puntos ganados en los últimos instantes. Ahora son contadas las ocasiones en las que una decisión del francés ha dado la vuelta a una situación negativa. Se le achaca, además, que tarda mucho en tocar la pizarra para evitar situaciones que se antojan negativas. Lo que tardó en hacer los cambios en Balaídos, cuando era obvio que el Celta manejaba el partido, es el último ejemplo.

Desenchufados en Liga

La distancia sideral con el Barcelona obliga a fijar otros objetivos. Pensar en el título no queda ya ni para los más optimistas de bufanda, pero el equipo no se puede dejar ir si no quiere que peligre la clasificación para la próxima Champions. De momento es cuarto con 16, siete y cinco puntos de desventaja con Barça, Atlético y Valencia. Caer al quinto puesto sería la ruina para el club. Le salva la irregularidad de Sevilla y Villarreal, los perseguidores. Editor, catrachosports.com

Greg Moraga: Asociado AIPS No. NCA00692

latigomoraga17@hotmail.com

Sígueme en Twitter como:@GregMoraga

Diseño Web: Javier Bustillo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*